Decálogo de la voluntad

E-mail Imprimir PDF
La “voluntad” es uno de los valores primordiales para que el ser humano consiga en su vida aquello que se proponga, hoy os presento el “Decálogo de la voluntad”, lo podéis encontrar en el libro que escribí en 1994: “Conseguir el éxito” (editorial Temas de Hoy) cuya actualización se ha publicado este año 2009.
Deseando que os sea de gran ayuda, aquí os muestro los diez puntos esenciales:

I. Formula tus propósitos de forma positiva y no utilices expresiones como “lo intentaré”, “trataré” o “haré lo posible”. Di sencillamente: “lo hago ahora”, sin más dilaciones, porque sabes que es algo que te conviene (acumula todas las razones a favor del logro del objetivo y refléjalo por escrito).

II. Fíjate objetivos medibles, observables. Lleva un registro gráfico de los logros obtenidos (autoobservación) y que otras personas, ante las cuales has hecho compromiso público y notorio, te evalúe (heteroobservación).

III. Que lo que te propongas sea algo posible y te permita tener algún éxito pronto. Así te acercarás al éxito final de manera gradual, pero no hagas excepción alguna hasta que el nuevo hábito esté firmemente arraigado.

IV. Márcate un límite máximo de tiempo, contrólate parcialmente y observa a qué ritmo y con qué eficacia te acercas al objetivo. Aprovecha cualquier ocasión para aplicar las resoluciones tomadas y sigue cualquier sugestión emocional que esté orientada en el sentido del hábito que deseas adquirir.

V. Debes ser muy consciente de que tú eres el único responsable; no “eches balones fuera”, ni culpes a los demás. Aprende a depender por completo de ti mismo y no hagas concesiones ni excepciones hasta lograr la voluntad constituida.

VI. Sé previsor, sensato y práctico. Vuelve a tus experiencias del pasado y averigua cómo, por qué y cuándo se vinieron abajo tus buenos propósitos. ¿Cómo acostumbras a engañarte a ti mismo?

VII. Ayúdate con ejemplos vivos de fuerte voluntad. Acércate a alguien que te arrastre a ser responsable y decidido y te contagie su voluntad.

VIII. Haz algo por la simple razón de que no te guste, algo que prefieras no hacer. Así, cuando una circunstancia adversa o unas tremenda dificultad ponga a prueba tu voluntad, estarás bien adiestrado para pasar a la acción, a pesar de los obstáculos, por insuperables que parezcan.

IX. Resume en una frase breve, pero clara y expresiva, el compromiso adoptado. Escríbelo en una cartulina que colocarás en un sitio bien visible y así lo mantendrás siempre vivo en tu memoria.

X. Prémiate, felicítate, proporciónate recompensas pequeñas e inmediatas para trabajos y actos de voluntad de inmediata realización y otras mayores y más importantes recompensas para objetivos importantes y a largo plazo.
 
Puntuación: / 39
MaloBueno