« Volver a RespuestaSalud.es
Red RespuestaSalud

Club Optimista Vital. Bernabé Tierno

Bernabé Tierno

Bernabé TiernoConoce al psicólogo y escritor Bernabé Tierno, fundador del Club Optimista Vital

Cursos del Club

Cursos del ClubConoce los Cursos impartidos
por Bernabé Tierno
o nuestros Expertos Amigos.
Inicio Bernabé Tierno Artículos Quien se ama a sí mismo, suele amarlo todo

Quien se ama a sí mismo, suele amarlo todo

E-mail Imprimir PDF

Fragmento del libro “Fortalezas humanas 5” de Bernabé Tierno (editorial Grijalbo)
Las personas que más problemas crean a la sociedad son las que menos se valoran y se tienen en menos estima, las que no se sienten realizadas, las frustradas y resentidas. El desprecio que sienten por sí mismas, se empozoña y enquista y después no hace sino supurar y dañar a los demás. Por eso las personas con más higiene mental y salud psíquica son las más saludables, alegres, entusiastas y gozosas.

Su vida está presidida por el amor que tiene su origen, su fuente, en sí mismos y desde ese gran autoamor y felicidad son capaces de inundar todo lo que hacen, a las cosas y a las personas de ese incontenible deseo de ver felices a los demás.

No debemos olvidar, como dice un sabio proverbio, que “el amor es como un alto que se hace en el camino del desierto, donde no se encuentra más que lo que uno mismo lleva”. Quien lleva bien repleta la alforja de los afectos, sin duda que hará el camino de la vida sin excesivos problemas. No hay hechizo más poderoso y eficaz para recibir amor con abundancia y de mayor número de personas que el hecho de amar. Al fin y al cabo, dar en buena medida, siempre es recibir, y aunque existe el desamor y la ingratitud, quien siembra en abundancia, siempre recoge de manera, al menos, satisfactoria.

Pensamos que alguien nos puede hacer felices, que tiene en su mano el secreto y la barita mágica para contribuir a un notable incremento de nuestro gozo de vivir. Pero la triste realidad es que nadie puede hacer feliz a alguien que ya no sea suficientemente feliz por sí mismo.

El hombre del siglo XXI, más que el hombre de cualquier otra época de la vida, se afana con pasión en tratar de encontrar la felicidad en lo exterior, en las cosas materiales, en las alabanzas y reconocimiento de sus semejantes y se pasa la vida intentando que los otros quieran, valoren, reconozcan y agasajen: Al final, demasiado tarde, descubren que el verdadero gozo debe salir del interior del corazón del hombre y que lo material, lo externo, puede ayudar a sentirnos mejor, a tener más cosas, pero nunca puede llenar el vacío de lo inmaterial, de lo emocional, de lo afectivo, de la convicción y seguridad de que la vida está llena y tiene un sentido y sigue un rumbo seguro.

Cuando el amable lector tenga ante sí a una persona que respira felicidad, que declara sin rubor que la vida es el gran regalo que todos tenemos que saber disfrutar y que dar gracias por el simple hecho de existir, tenga presente que tiene ante sí a una persona singular, alguien que todo lo que toca, lo transforma en disfrute, en felicidad y en gozo. Esa persona disfruta y saborea cada instante de su vida y lo consigue porque todo tiene para ella un valor secundario excepto la misma vida, que disfruta hasta el límite.

Una de las principales tareas o mejor, objetivos de una educación inteligente es potenciar lo que cada niño tiene de más valioso y meritorio.
Debemos educar a nuestros hijos y alumnos para que aprendan a ser sus propios mejores amigos, quererse, valorarse, personarse y tenerse en gran estima, porque del nivel de autoamor alcanzado, va a depender el amor y la ilusión que pongan en su trabajo, profesión u oficio y el amor, la consideración y buen trato que tengan con los demás.
Cuando alguien llega a mi consulta porque necesita ayuda psicológica ya que ha sido maltratado psicológicamente por su pareja, por un hermano, por el jefe o la jefa, por un compañero de trabajo, etc., siempre le digo a mi paciente: la persona que ha sido capaz de hacerte daño de esa manera consciente es una pobre persona, carente de muchas cosas, pero sobre todo, carente de un verdadero amor a sí misma.

Para hacer daño de manera consciente a otro ser humano, necesariamente hay un requisito y es la falta de amor y verdadera consideración a sí mismo. Sólo se hace daño a otro con el veneno interior que rezuma un corazón sin sentimientos y sin afectos en una persona que necesita compensar, tomarse la revancha y suplir sus carencias, la falta de autoamor, de autoestima y de aprecio a uno mismo, si no es satisfecha con cierta frecuencia, conduce a menospreciar a los demás y a causarles daño.

Quien no trata a sus semejantes como a él o a ella le gustaría ser tratado (casos de malos tratos, menosprecios, insultos) es porque sus niveles de autoestima y de aceptación de su propia realidad son muy bajos. Por eso, quien ama y activa en el otro su propia estima, valoración y aceptación de sí mismo y autoamor, se convierte en el mejor bien, no sólo para la persona a quien ama, sino también para la propia sociedad ya que, el bien y las acciones más generosas y bondadosas las llevan a cabo las personas más sanas mental, psicológica y emocionalmente.


Esta es una de las fortalezas humanas que podéis encontrar en los diferentes volúmenes editados por la editorial Grijalbo, desde el COV os animamos a que profundicéis en esta maravillosa obra.

 
Puntuación: / 28
MaloBueno 

Participa

Envíanos tu Testimonio y comparte tu historia
con todos los Optimistas Vitales.
Contacta
Contacta con el Club Optimista Vital para darnos tu opinión, sugerencias o críticas.
¿Cómo ponerse en contacto con Bernabé para consulta privada y conferencias?
Si quieres pedir cita para su consulta privada debes hacerlo a través de:
Teléfono: 91 324 97 97
Fax: 91 320 79 19
No se atenderán consultas a través de correo electrónico ni telefónicas. Para ello hay que pedir cita privada.

La encuesta de hoy...

¿Se puede vivir sin amor?
 

 


Vídeos del Club